La inclusión de los panes y cereales en la pirámide alimenticia no ha sido por mero gusto de los diseñadores.

Han sido muchos los estudios científicos que han arrojado resultados positivos sobre el consumo diario de estos productos.

De acuerdo con dichos estudios, es recomendable el consumo de al menos seis porciones de panes y cereales en la pirámide alimenticia cada día.

En el diseño de la pirámide alimenticia australiana se contempla el consumo de estos productos pero en su versión integral, es decir elaborados con base de grano entero.

Estos contienen mayor cantidad de fibra e ingredientes más saludables de mayor beneficio para la salud de los consumidores.

Aunque su costo puede ser más elevado, al momento de establecer los beneficios que aportan dichos productos, su precio valdrá la pena.

Resulta importante que la persona sepa elegir el pan y cereal más saludable.

Los de origen integral suelen ser los que más nutrientes proveen si se trata de un producto industrializado aunque, siempre será mejor opción los productos naturales y de elaboración casera.

Controla las raciones

Lo mínimo de consumo diario recomendado de panes y cereales en la pirámide alimenticia habla de seis raciones al día, el máximo no debería superar las once raciones pero, ¿Cuánto es una ración?

Una ración podría entenderse como una simple rebanada de pan, un puño de cereal o una taza de arroz. Diariamente se deben consumir al menos 35 gramos de fibra.

Si se trata de productos envasados industrialmente, debe colocar especial atención en la etiqueta, donde se encuentra la información nutricional para determinar la cantidad de fibra que contiene por porción.

Es necesario que mientras mayor cantidad de fibra consuma, también eleve la ingesta de líquidos, especialmente agua.

Beneficios de panes y cereales en la pirámide alimenticia

Los beneficios de panes y cereales en la pirámide alimenticia son extensos. Aportan gran cantidad de fibras, hierro y vitamina B tan importantes la buena salud de las personas.

Los cereales por su parte contienen gran cantidad de proteínas, almidón y minerales que también aportan su granito de arena para estabilidad de la salud de los consumidores.

Las vitaminas y nutrientes que aportan cada uno de estos productos, permiten disminuir el riesgo de sufrir problemas cardiacos, reduce el riesgo de cáncer e influye en la movilidad intestinal.

Identificar si uno de esto productos está elaborado netamente con material integral es fundamental, pues existe la posibilidad de que el fabricante decida mezclar la harina tradicional y la integral para ofrecer un producto medianamente integral.

Por eso resulta tan importante prestar mucha atención en las etiquetas, en ellas se encuentra la información necesaria que permitirá al consumidor saber lo que está a punto de ingerir y el daño o beneficio que obtendrá.

Si te trata de un pan elaborado de forma artesanal por alguna panadería, siempre tendrá la opción de preguntar si ha sido elaborado con harina 100 % integral o si contiene colorantes de algún tipo.